Doctora Roxana Bruno y sus serias críticas a la vacuna del covid 19

Roxana Bruno PhD, doctora en Bioquímica. Doctorada en Inmunología en la Universidad Autónoma en Barcelona. Trabajó en Munich, Alemania en Inmunología, y tiene un segundo doctorado en la Universidad en Murcia, España. Especializada en genoma humano por la Universidad John Hopkins.

En este video la doctora Bruno hace una crítica magistral con la vacuna del covid 19. Una advertencia a todos los que piensen en ponerse esta vacuna.

Transcripción del video

Se decretó que todo resfrío y todo fallecimiento es COVID y de inmediato se impuso la idea de que se necesitaba la vacuna.

(Min 4:00) La vacuna más rápida que se ha autorizado en respuesta a un virus humano fue la del virus del ébola que tardó 6 años. Es ingenuo pensar que en tiempo record de 6 meses alguna empresa pueda ofrecer una vacuna que sea controlada, segura y eficaz.

La vacuna la están vendiendo como el cuento de la zanahoria y el burro. Son muchos los médicos y científicos que plantean serias preocupaciones acerca de las nuevas vacunas experimentales porque la seguridad y eficacia no se están analizando, no se están respetando ni los tiempos ni los procedimientos porque no se está evaluando a largo plazo. Pero sin embargo las están vendiendo a la población como la zanahoria: la vacuna que llegue primero como la única salida posible para salir de esta “profunda crisis sanitaria, económica y social” que han provocado con las propias medidas que adoptaron

(Min5:38) La historia nos enseña que el desarrollo de vacunas presenta limitaciones tan solo tenemos que mirar atrás y recordar las vacunas fallidas contra el virus del sarampión, contra el virus sincicial respiratorio y contra el virus del dengue. Esto ya pasó, estas vacunas no protegieron a la población contra esos virus, sino que provocaron una reacción inmunitaria paradójica también conocida como mejora dependiente de anticuerpos que es una enfermedad AUMENTADA POR LA VACUNA, dicho en términos sencillos las personas que fueron vacunadas no quedaron protegidas contra la infección, sino que de manera paradójica quedaron expuestos a padecer una enfermedad peor y eso fue lo que se vio exactamente en los modelos animales en hurones, felinos y primates en los experimentos con el virus corona.

Por lo tanto, son claras y genuinas las preocupaciones respecto a la posibilidad de provocar una enfermedad peor en los individuos que sean reinfectados con el virus del SARS COV 2 después de la vacunación, porque esto podría provocar complicaciones masivas impredecibles provocando un aumento de la enfermedad covid en los individuos vacunados.

Es preocupante que se hayan realizado ensayos clínicos en los seres humanos sin haber completado los ensayos preclínicos en los animales ahorrándose los estudios clínicos en animales, utilizando modelos irrelevantes o de una sola especia animal ajustando los ensayos para que todo les salga bien y evitando los estudios en aquellos modelos donde se sabe que las vacunas fallan es simplemente transferir el riesgo de los animales a los seres humanos.

Por ejemplo, el 23 de septiembre comenzó un ensayo de fase III en Argentina, Brasil, Chile, Perú, Colombia, México, Sudáfrica, Filipinas. Ucrania con una vacuna vectorizada que es la del adenovirus serotipo 26, pero sin embargo hasta hoy la compañía no ha publicado detalles sobre el perfil de eficacia y seguridad de la vacuna y en cambio ese ensayo ya está autorizado por ANMAT.

¿Con qué criterios sin haber publicado los ensayos en animales, ni ensayos del perfil de seguridad ni eficacia de esa vacuna aprobaron un ensaye de fase III?

Otros protocolos de fase I y II con otra vacuna experimental también basada en un adenovirus que es el adenovirus de chimpancé se tuvieron que modificar para poder incluir el uso preventivo de paracetamol para reducir las reacciones locales y sistémicas la vacuna. Este ensayo supuestamente se pausó después de que un participante desarrolló síntomas neurológicos que luego se relacionaron con esclerosis múltiple que es una enfermedad autoinmune desmielinizante.

Pero en agosto ya iniciaron en Argentina y en varios lugares del mundo el ensayo de fase III que apenas se pausó luego de que dos mujeres receptoras de la vacuna desarrollaron mielitis transversa que es un trastorno neurológico causado por una inflamación de la medula espinal en ambos lados y que interrumpe las señales que los nervios envían a todo el cuerpo causando dolor, debilidad muscular parálisis, problemas sensitivos y motores y los pacientes pueden quedar con discapacidades significativas de por vida.

Recientemente las autoridades sanitarias de Brasil reportaron el fallecimiento de un médico voluntario de 28 años con esta vacuna vectorizada experimental.

Desconozco si este ensayo clínico cuenta con la autorización de la ANMAT en Argentina.

Surge una gran preocupación con el uso de los vectores de adenovirus recombinantes para las vacunas de covid. Hace más de una década dos estudios internacionales de renombre avaluaron una vacuna contra el sida utilizando vector de adenovirus de serotipo 5 y encontraron que había un mayor riesgo de adquirir el virus HIV entre los hombres vacunados. Los ensayos de otras vacunas que no eran para el HIV que utilizaron vectores similares no replicantes en áreas donde había alta prevalencia de HIV también condujeron a un mayor riesgo de encontrar HIV en la población vacunada y la explicación de este fenómeno parece estar en la misma inmunidad que se genera contra el vector que están inyectando. Los estudios sugieren que los complejos inmunes que hay contra el adenovirus activan la interacción que hay entre las células dendríticas y las células T y lo que hace es mejorar la replicación del virus del SIDA en las células T y por si esto fuera poco las células T específicas contra adenovirus aumentan la susceptibilidad a infectarse por el virus y contraer el SIDA.

Con estos resultados que se conocen hace 10 años se quedaron muy preocupados e hicieron un estudio de desafío en primates no humanos donde inyectaron a macacos rhesus con adenovirus de serotipo 5 y después os vacunaron con la vacuna de la inmunodeficiencia de los simios basada en el adenovirus de serotipo 5 ¿Saben qué pasó? Aumentó el riesgo de adquirir el virus de la inmunodeficiencia de los simios, aunque eran dosis muy bajas del virus.

Entonces sobre la base de estos hallazgos obviamente nos preocupa que el uso de un adenovirus no replicante como en el caso de SARS podría aumentar el riesgo de adquirir SIDA en los hombres que reciban la vacuna. Por esta razón la vacuna rusa utiliza dos tipos distintos de adenovirus una de serotipo 5 y de serotipo 26 para que la respuesta contra el primer adenovirus no le juegue en contra y predisponga a una infección peor por el virus del SIDA u otros virus cuyos mecanismos se desconocen.

Ustedes me preguntarán por qué digo esto. Porque me preocupa enormemente que le Papa Francisco pida la vacuna contra los pobres, porque la implementación de una vacuna contra el SARS a nivel mundial podría administrase masivamente en poblaciones de riesgo de HIV aumentando potencialmente el riesgo de encontrar SIDA en esas poblaciones. Esta consideración de seguridad con las vacunas con adenovirus vectorizadas se tiene que evaluar a fondo antes de implementarlas. Y los científicos que asesoran al papa no pueden desconocer esta información que se encuentra publicada hace más de diez años. Por eso nosotros rechazamos las cláusulas de confidencialidad, por eso exigimos los documentos de la composición de los ensayos clínicos, de los documentos de consentimiento informado donde se informen todos estos riesgos potenciales, donde el riesgo de la adquisición del HIV tiene que estar consignado si se utilizan vectores por lo menos del serotipo 5 porque todo esto está suficientemente documentado.

Entonces ¿por qué algunas empresas siguen utilizando este tipo de vectores en las vacunas?

Quizás lo más preocupante son también las vacunas de RNA mensajeros que van recubiertas con partículas lipídicas con polietileno y glicol a fin de evadir todos los mecanismos del cuerpo y permitirles ingresar a las células. Son las más preocupantes de hecho porque estamos ante un enfoque totalmente nuevo, Las vacunas a ARNm nunca antes han sido probadas antes con el fin de evitar una transmisión de enfermedad infectocontagiosa entre seres humanos. Entonces si estamos inoculando genes nuevos, o estamos inyectando intermediarios de genes como es un ARN mensajero modificado o no esto no se puede llamar vacunación.

Muchos científicos de renombre internacional consideran más bien que esto es un experimento de transgénesis y en ese sentido los ensayos preclínicos en ratones y hámsteres de una de las vacunas candidatas de ARN mensajero han sido publicadas oficialmente online el 23 de octubre de 2020 sin haber sido revisados por pares, pero sin embargo la empresa ya lleva adelante ensayos clínicos de fase I y II en Perú y en Panamá ¿Qué quiere decir esto? Que se están utilizando modelos de desafío humano como método para avanzar rápidamente en el desarrollo de vacunas y se está comprometiendo a los gobiernos a adquirir millones de dosis presuponiendo seguridad, eficacia y un beneficio. Pero esto es una ingenuidad y no debe presuponerse porque la carga de la prueba recae en el desarrollador de la vacuna y debe demostrar con datos experimentales serios con datos prolongados en el tiempo que todas esas presuposiciones científicas están justificadas.

Entonces para cerrar déjenme decirles que en lugar de soñar con jugosas zanahorias deberíamos estar discutiendo cuestiones éticas, por ejemplo: ¿por qué se está negando la inmunidad natural del cuerpo humano intentando reemplazarla con este nuevo tipo de vacunas que son científicamente muy cuestionables? ¿por qué se está aceptando y facilitando desde el congreso la obligatoriedad de la inoculación experimental en la población argentina sin haber completado los tiempos y las fases clínicas que se requiere para garantizar la seguridad y la eficacia de lo que se inyecta? ¿por qué no se discute desde una perspectiva precautoria qué va a pasar si se originan daños irreversibles por la experimentación en los seres humanos? Porque es violatorio de todos los tratados internacionales de bioética, porque no se está considerando el riesgo potencial de generar enfermedades autoinmunes y neurodegenerativas, efectos que ya se han observado y que se han encargado de minimizar y de no considerar y también se pueden producir efectos adversos graves a mediano y largo plazo que no han sido estudiados: toxicidad, mutagénisis, teratogénesis, daño en el desarrollo embrional, carcinogénesis o la posibilidad de afectar la fertilidad de los ciudadanos inoculados y además la posibilidad de quedar expuestos a una mayor sensibilidad a adquirir virus de la inmunodeficiencia, algo que ya está probado con ciertos vectores. Entonces ¿por qué no se está evaluando la relación riesgo beneficio, la verdadera conveniencia sanitaria y epidemiológica de hacer estas inyecciones experimentales que conllevan el riesgo de generar modificaciones genéticas transitorias o permanentes, eso no lo pueden negar, porque no lo han comprobado y además en un grado que desconocemos y sin poder tener control de las consecuencias.

¿Por qué nuestros pueblos además de ser víctimas de las medidas sanitarias y económicas, por qué van a ser doblemente victimizados como población experimental de vacunas, algo que tiene un costo humano elevado? ¿Por qué tenemos que aceptar clausulas confidenciales en lo que respecta a la producción, ensayos clínicos, consentimiento informado, a las contrataciones a las composiciones de las vacunas experimentales? Tenemos que conocer todo esto para poder correr el riesgo y para si vamos a inocular a la población saber con qué contamos.

¿Por qué deberíamos aceptar la indemnidad patrimonial de las empresas encargadas de la producción y de los ensayos clínicos de las vacunas y ceder la soberanía jurídica en relación a los reclamos que se puedan ocasionar por daños a la salud? ¿por qué de esa manera antojadiza y obligatoria cuando el 90% de la población argentina no es susceptible a sufrir una enfermedad grave por este virus, porque sabemos perfectamente que 40 millones de argentinos no pasan de un resfrío o una enfermedad moderada y además hay tratamientos con los que esta enfermedad se puede sobrevivir perfectamente. Entonces ¿Por qué nos e discuten consideraciones éticas de todos los impedimentos que existen para autorizar tratamientos alternativos al COVID? ¿Por qué se postergan? ¿Por qué a la ANMAT lleva tanto tiempo aprobar el tratamiento con ibuprofeno inhalado cuando sabemos que los pacientes no necesitan un respirador? ¿por qué se posterga y por qué se sigue priorizando la promesa de una vacuna que ninguna empresa va a poder garantizar?

Si no se facilita y no se promueve en la misma medida el desarrollo de tratamientos alternativos ¿Qué salvaguardas se van a adoptar en caso de que las prometidas vacunas no sean efectivas o en caso de que se provoque una enfermedad agravada por las vacunas?

También es prioritario definir cuál será el criterio de valoración para determinar la eficacia de la vacuna cuando alguna empresa diga que ya la tiene porque ya hay algunas propagandas en los medios de incomunicación que están diciendo que la vacuna es efectiva, que tiene eficacia ¿Cuáles van a ser los criterios?, ¿se van a considerar eficaces si previenen la infección, se van a considerar eficaces si previenen la enfermedad grave, la transmisión viral en la comunidad?

Además, hay que recordar que los virus de ARNm mutan con gran rapidez. Ya se han identificado múltiples mutaciones del SARS COV2 y están publicadas, por lo tanto, el desarrollo de este tipo de vacunas con ARNm se puede ver obstaculizado s el virus muta y evade la inmunidad inducida por la vacuna.

Además, uno de los puntos más importantes es que desde la aparición del brote de SARS en el 2012 en China y del brote de MERS en el 2012 en Arabia Saudita, se sabe que los coronavirus de tipo SARS dañan múltiples órganos cuando hacen una infección grave y se ha demostrado el daño irreversible que estos virus provocan en el sistema reproductivo masculino. El impacto de la infección del nuevo virus SARS COV2 sobre la fertilidad masculina también se ha demostrado: los pacientes que pasan por una infección por covid 19 natural de curso oligosintomático, leve o moderado no tienen secuelas ni daños en los testículos, ni en la calidad del semen. Pero la orquitis autoinmune, es decir, una inflamación provocada por la respuesta inmune de los testículos, sé es una complicación demostrada en los pacientes con COVID19 severo, tanto en los fallecidos como en os recuperados. Se ha podido observar intensa inflamación y destrucción del testículo con muy pocos o sin espermatozoides con infiltración de linfocitos y macrófagos y con depósitos de anticuerpos autoinmunes, lo cual indica que la respuesta inmune específica contra el virus es la causa principal del daño testicular, porque no se encuentran virus en los testículos, no se detectan secuencias del genoma del SARS en los tejidos de los órganos afectados, pero sí se pudo observar que hay depósitos de los anticuerpos.

Los coronavirus no ingresan a los túbulos seminíferos, no se detectan en el semen, por lo que no se transmiten a través del semen, pero sí hay un gran deño por la respuesta inmune por el depósito de esos anticuerpos en el testículo. Esta es la razón por la cual antes de aprobar una inoculación masiva en la población con cualquiera de las vacunas contra covid resulta necesario evaluar los ensayos clínicos a mediano y largo plazo para garantizar que pasa con la respuesta inmune: que la respuesta inmune inducida por la vacuna no vaya a causar epidimitis, orquitis porque cada cuerpo tiene una respuesta inmune que es propia de ese cuerpo y que esos anticuerpos no vayan air a depositarse y vayan a provocar infertilidad.

A estos es a lo que nos referimos principalmente cuando alertamos que las inmunizaciones de las vacunas contra covid pueden afectar la fertilidad. El derecho a la descendencia no se puede ver afectado por ninguna terapia preventiva ni menos experimental ¡y eso lo tienen que garantizar! Pero con los tiempos exprés de desarrollo de estas vacunas no lo pueden hacer. Lo tienen que ver a largo plazo.

Entonces las empresas de biotecnología tienen la capacidad de prometer el desarrollo rápido de candidatos contra patógenos emergente ene le contexto de epidemias y pandemias y desastres, pero la sabiduría de los gobiernos radica en prestar atención a las advertencias de los médicos y de los científicos sin conflictos de intereses. Y ante todo la sabiduría radica en escuchar los reclamos de los pueblos que ahí están manifestándose en el congreso de la nación y en todas las plazas del país, porque es la gente la que porta de por vida las cicatrices de los errores y son los pueblos los que guardan en la memoria las dolorosas lecciones del pasado.

Muchísimas gracias.

Por Infodemia

Un comentario en «Doctora Roxana Bruno y sus fuertes advertencias contra la vacuna del Covid»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *